Saltar al contenido

LIMPIADOR BIFÁSICO

LIMPIADOR EN DOS FASES ESPECÍFICO PARA DESMAQUILLAR DE FORMA EFECTIVA Y RESPETUOSA, LOS OJOS Y LOS LABIOS.

Si bien es cierto que los productos en base aceite retiran el maquillaje de ojos y labios, no suelen ser tan cómodos como un limpiador bifásico. Está formulado específicamente para ojos y labios, retirando máscara de pestañas, sombras de ojos, eyeliner, productos para cejas y productos labiales. Es súper efectivo con el maquillaje waterproof, incluso el más resistente. No lo utilices por todo el rostro, ya que los activos que contiene son específicos para retirar el maquillaje de esas zonas, y podrían desequilibrar la piel, produciendo alteraciones indeseadas.

Por lo general, los diferentes productos de maquillaje están formulados con bases que contienen grasas o aceites, y en función del producto, se retiran mejor con limpiadores que contienen una base agua o aceite. Es por eso, que este tipo de limpiador es ideal, ya que combina las dos partes. Si utilizas maquillaje, el limpiador bifásico debe ser el primer paso de tu rutina de limpieza diaria.

A primera vista llama la atención, ya que suele tener dos colores o dos fases. Como te he comentado, una fase oleosa y una fase acuosa. ¿Cómo funciona? La fase oleosa disuelve la suciedad liposoluble y resistente al agua, como los cosméticos waterproof y la parte acuosa contiene tensioactivos, que nos ayudan a retirar la suciedad hidrosoluble y a arrastrar las impurezas que la fase oleosa ya ha atrapado. La mezcla de las dos sustancias asegura un desmaquillado fácil en un abrir y cerrar de ojos. Para una mayor efectividad, debes agitar el producto antes de usarlo, ya que las dos fases deben mezclarse para emulsionarse, creando microgotas que queden en suspensión, dando un gran poder desmaquillante.

Consejos de utilización

Utiliza siempre mínimo dos algodones, uno para cada ojo y un tercero si llevas producto labial. En el caso de no ser suficiente, puedes repetir el retirado las veces que haga falta. Pero, por favor, no escatimes en discos de algodón, pues sino, estarás esparciendo la suciedad y no estarás limpiando, pudiendo aumentar la proliferación de las bacterias entre las zonas.

Deposita el algodón encima de la zona a desmaquillar durante unos segundos para que el producto pueda impregnar y atrapar las partículas de suciedad. Después, con suaves pasadas, termina de desmaquillar, siempre con movimientos descendientes. Nunca frotes bruscamente. Ya que, en el caso de los ojos, puede promover a dañar la cutícula de las pestañas y a crear problemas de firmeza tanto en la zona de contorno de ojos como de labios, promoviendo al envejecimiento prematuro. Así que recuerda, suave, suavecito.

¿Debo utilizarlo si no me maquillo?

Es un producto imprescindible si te maquillas los ojos y los labios. En el caso de no maquillarte esas zonas, puedes prescindir de él y usar directamente, el limpiador o desmaquillador facial que utilices habitualmente.