Saltar al contenido

LOS RADICALES LIBRES

EL ESTRÉS OXIDATIVO DAÑA LAS ESTRUCTURAS CELULARES PROVOCANDO ENVEJECIMIENTO PREMATURO.

¿Eres consciente que la forma en la que vives, duermes, comes o incluso trabajas puede pasarle factura a tu piel y a tu organismo? El cuerpo tiene muchas formas de demostrarnos cuando algo no funciona correctamente, pero con tantas tareas diarias, raramente tenemos tiempo para profundizar en conocernos un poco mejor y saber que es lo que realmente necesitamos. ¿El temido envejecimiento se dispara y no sabes como frenarlo?

¿Qué son los radicales libres?

¡No te preocupes, te lo explicaré de la forma más sencilla! Los radicales libres son moléculas que se forman durante el metabolismo natural de las células, a través de distintos procesos que realizan diariamente, y una vez cumplida su función, son eliminados por sustancias antioxidantes, restableciendo el equilibrio de forma natural.

El hecho que el organismo produzca radicales libres no es preocupante, como te he comentado, es natural. El problema es cuando hay un desequilibrio. Una alta concentración entre radicales libres y pocos activos antioxidantes para hacerles frente. ¿Cómo suele ocurrir? Los malos hábitos como el tabaco, el abuso de alimentos procesados, el agotamiento que produce el estrés y la falta de descanso, pueden inducir a un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes naturales del organismo.

Los radicales libres pueden acumularse en el interior de las células causando daños en el ADN, aumentando el estrés oxidativo y a consecuencia, el envejecimiento prematuro de la piel y los tejidos, incluso el riesgo de padecer enfermedades.

¿Qué es el estrés oxidativo y por qué debe preocuparte?

Cuando los antioxidantes naturales no son suficientes para contrarrestar los radicales libres se produce un desequilibrio, incrementando la oxidación en el interior de la célula y acelerando el envejecimiento celular.

El resultado de incrementar el exceso de radicales libres de oxígeno en el organismo se llama estrés oxidativo. Como ya te he comentado, tiene mucho que ver, el tipo de estilo de vida que tengas. Cuando sientes que tu vida te supera, que trabajas más horas que un reloj, no descansas ni a la hora de comer ni duermes correctamente, incluso, cuando agotas toda tu energía en el gimnasio, estás aumentando el metabolismo oxidativo de tu organismo. Entonces, tu cuerpo se alarma, generando más radicales libres y acelerando el proceso de envejecimiento prematuro celular. Esto ocurre tanto en la piel como en el propio organismo, aumentando la actividad oxidativa del interior de la célula y produciendo cambios funcionales y estructurales de la misma.

Factores ambientales que aumentan el estrés oxidativo

Los factores medioambientales también pueden producir un aumento de radicales libres como bien puedes imaginarte. Por ejemplo, la contaminación medioambiental. La radiación solar e incluso la radiación de la luz azul que emiten los dispositivos electrónicos. Pero si no tienes más remedio que vivir en la ciudad, trabajar y comprar en el súper, en vez de poder vivir en el campo y tener tu propio huerto, es importante que prestes especial atención a tu estilo de vida. No fumes, no tomes el sol sin protección ni consumas sustancias tóxicas como el alcohol.

Tips para mejorar tus mecanismos antioxidantes

¡Que no cunda el pánico! Que, como todo en esta vida, tiene solución. Solo debes invertir más tiempo en ti y tener más presente tu salud a lo largo del día. En primer lugar, aumentar el consumo de antioxidantes. Una dieta saludable, que evite productos procesados y aumente el consumo de fruta y verdura, como frutos rojos, cítricos y té verde será clave para potenciar los antioxidantes naturales en el organismo.

Practicar deporte de forma regular es un hábito muy saludable, pero debes realizarlo sin llevar el cuerpo al límite. Recuerda que agotarse aumenta el metabolismo oxidativo.

Dormir, respirar y descansar. Es el secreto de la belleza y de la salud. Parece una tontería comentarlo, pero es vital para el ser humano y muchas veces no le damos prioridad. Descansar cuerpo y mente para poder recargar pilas y afrontar el día con tranquilidad.

Es muy fácil decirlo, pero, ¡No te estreses! En los tiempos que vivimos, saber gestionar y organizar tus tareas es fundamental si no quieres que los radicales libres desborden tu cuerpo y se acelere el envejecimiento.

Otro factor que no debes olvidar es que el sol es uno de los principales causantes de envejecimiento prematuro cutáneo. Protector solar siempre en mano si no quieres que los radicales libres dañen tu piel.

¿Como influye el estrés oxidativo en la piel?

Hablemos de los que más nos preocupa. A primera vista, la piel se presenta apagada y marchita, aparecen las líneas de expresión y arrugas de forma prematura. Pueden aparecer manchas, falta de uniformidad tanto en tono como en textura y, por si fuera poco, flacidez. Cuando hay una falta de oxigenación en la piel, debes extremar los cuidados y tener una buena continuidad en tu rutina de belleza diaria. Puedes añadir productos que contengan activos antioxidantes, como por ejemplo, extractos cítricos y té verde.  La vitamina C es un excelente activo antioxidante que frena la acción de los radicales libres y mejora su impacto en la piel, además es un gran antiedad, ya que ayuda a tratar arrugas y pérdida de firmeza, propulsando el crecimiento y la reparación del propio colágeno natural de la piel. Y repito, nunca salgas de casa sin aplicar protección solar. Aplicar un filtro que separe tu piel del medio externo y de los rayos solares, no solo evitará frenar el estrés oxidativo sino que mantendrá tu piel joven durante más tiempo, evitando la aparición de manchas y problemas graves de salud.