Saltar al contenido

LIMPIEZA FACIAL, IMPRESCINDIBLE EN LA RUTINA

La limpieza facial es la base de toda rutina de belleza. Limpiarse la piel es imprescindible para prevenir el envejecimiento prematuro y evitar la aparición de imperfecciones, puntos negros, granitos e incluso manchas.

Sea cuál sea tu objetivo, no va a resultar si no tienes una buena higiene y utilizas productos específicos para el cuidado facial. La piel del rostro, cuello y escote es diferente a la del resto del cuerpo, tiene otras necesidades y hay ciertos activos que no le resultan agradables. Olvídate de utilizar un jabón o productos del cuerpo para la cara. El champú, el gel de baño y el jabón para las manos son completamente inadecuados y pueden causarte reacciones y problemas indeseados.

¿Por qué es tan importante limpiarse bien la piel?

La piel está expuesta a diferentes agentes contaminantes medioambientales como la polución y el polvo, que ensucian y obstruyen los poros. Además, está en constante renovación celular y eso significa que va desprendiendo células muertas, que junto a esa contaminación y restos de secreciones naturales de grasa, crean una capa gruesa de suciedad que va quedando adherida a la superficie de la piel a diario, dándole un aspecto más apagado y modificando su textura, haciendo aparecer rugosidades y manchas.

Si incluyes unos buenos hábitos de higiene diaria, no solo evitas que se acumule suciedad en la piel y aparezcan imperfecciones, sino que la oxigenas permitiendo que cumpla sus funciones correctamente y se vea más bonita y saludable. Además, si tu objetivo es realizar un tratamiento antiedad, es básico para que los productos de tratamiento puedan penetrar al interior de la piel y puedas apreciar cambios reales.

¿Debo limpiar mi piel si no utilizo maquillaje?

¡Por supuesto! Cuando te maquillas debes limpiar tu piel a conciencia, utilizando limpiadores desmaquillantes en base aceite que aseguren una buena higiene. Pero si eres de las que no utilizan maquillaje, tienes que pensar que probablemente has estado expuesta a agentes contaminantes, has aplicado productos de tratamiento o protección solar. Además, la piel está viva, segrega grasa y se renueva, por lo tanto, es imprescindible que elimines todas estas impurezas de la superficie de tu piel.

¿Por qué dos veces al día?

Para que la piel pueda realizar correctamente sus funciones y mantenerse saludable, es recomendable realizas dos rituales de limpieza al día. Es importante irse a dormir con la piel limpia ya que durante la noche, la piel realiza un proceso de renovación celular intenso, donde descansa, se regenera y repara el daño acumulado durante el día, debido a la exposición solar, contaminación y agresiones ambientales como el frío, la sequedad o la humedad. Este proceso favorece la absorción en la piel de aquellas sustancias que se encuentren en su superfície, por lo que será ideal que se encuentre libre de impurezas.

De la misma forma que la piel incrementa la absorción durante la noche, también activa un proceso de auto-limpieza y excreta restos de secreciones de grasa y deshechos celulares. Estos residuos, junto con los restos de cosméticos aplicados en la noche anterior, deben ser retirados por la mañana al levantarse, para que la piel se mantenga limpia y pueda absorber nuevamente, los productos de cuidado facial diurno.

¿Quieres limpiar tu rostro en profundidad? Realiza el RITUAL DE DOBLE LIMPIEZA FACIAL.