Saltar al contenido

GEL Y MOUSSE

LIMPIADORES FACIALES EN BASE AGUA MÁS COMUNES DEL MERCADO, QUE EXIGEN RETIRADO CON AGUA.

Entre la gran selección de productos de limpieza que existe en el mercado, los más comunes son los limpiadores en base agua, por su practicidad y facilidad de uso, pero sobre todo por el extra de frescor que aportan a la piel, en textura gel y mousse.

LIMPIADOR MOUSSE

 Producto de limpieza que se presenta en una textura tipo espuma, que ya viene preparada en el mismo envase, aumentando la sensorialidad y la practicidad. Ideal para utilizarla bajo la ducha e incluso para iniciarte en el ritual de limpieza. No es necesario mojar el producto antes de aplicarlo. Apta para todo tipo de pieles, pero sobre todo aquellas propensas a padecer imperfecciones o acné. Coge un par de dosis de producto, reparte entre rostro, cuello y escote y masajea durante un par de minutos. Después ya puedes aclarar y seguir con tu rutina de belleza actual.

Es posible que notes tu piel, un pelín tirante o reseca después de usarlos ya que son productos que se aseguran de arrastrar bien la suciedad hidrosoluble, lo que se traduce a una sensación de ‘deshidratación’, pero no te preocupes, sigue con los siguentes pasos de tu rutina y tu piel recuperará el confort en seguida. A nivel de formulación, incluso si tu piel es grasa o con tendencia acneica, asegúrate que no contenga ni alcohol ni ingredientes astringentes, ya que podría desequilibrar el manto hidrolipídico de tu piel, que es el equilibrio entre el agua y la grasa, produciendo un efecto rebote y pudiendo empeorar el acné o la irritación.

LIMPIADOR GEL

Es el producto de limpieza facial más común, imprescindible tanto si haces una limpieza básica como si eres fan de la doble limpieza y lo usas como segundo paso. Actúa de la misma forma que los limpiadores en textura mousse, arrastrando la suciedad hidrosoluble. Súper cómodo para retirar impurezas en tu rutina de mañana, pero también si buscas un producto de limpieza que se pueda adaptar a tu tipo de piel, ya que existe una amplia variedad, según activos y necesidades. Para pieles normales y mixtas, secas, grasas, acneicas, sensibles y reactivas… Al igual que en el caso de los limpiadores en mousse, debes fijarte en la formulación y evitar activos irritantes que puedan llevar a desequilibrios en la piel. Ideal que no lleven jabón. Se suelen mezclar con un poco de agua antes de aplicarlos por el rostro, cuello y escote para generar espuma. Masajea con movimientos circulares durante un par de minutos y retira con abundante agua.