Saltar al contenido

AGUA MICELAR

LIMPIADOR FACIAL SUAVE, APTO PARA TODO TIPO DE PIELES, QUE NO NECESITA RETIRADO.

El agua micelar es un agua limpiadora que ayuda a eliminar el maquillaje suave y las impurezas. Maquillaje light, tipo BB cream o polvos bronceadores, pero siento decirte, que máscara de pestañas waterproof, raramente se eliminará completamente con este producto.

Es apta para todo tipo de pieles y aunque es ideal para limpiar la piel en cualquier lugar y momento, es un producto que puede producir cierta deshidratación. No sirve para limpiar, tonificar e hidratar en un solo paso tal como siempre se publicita, pues no sustituye a un tónico ni a una crema. El agua micelar está formada por micelas que son unas esferas, que por su naturaleza, se ven atraídas por sustancias de naturaleza grasa, siendo capaces de arrastrar la suciedad, el maquillaje suave y el sebo, como si de un imán se tratara. Es un producto que no necesita aclarado, pero debes realizar todas las pasadas necesarias hasta asegurar que tu piel ha quedado completamente limpia.

Consejos de utilización

Es importante que no lleve demasiados activos en su composición, y asegurarte que no lleve alcohol. No fricciones en exceso, sobre todo si tu piel es sensible. Al tener que usarse con algodón, puede casuar irritación y rojeces. Es importante que utilices la cantidad correcta. No utilices el mismo disco de algodón en ojos, labios y rostro, ya que no estarás limpiando, sino esparciendo la suciedad de nuevo por la piel.

Después del gran éxito que ha tenido este producto en los últimos años, prácticamente todas las firmas cosméticas y laboratorios se han subido al barco del agua micelar. Se han ido reformulando y enriqueciendo con diversos activos hasta conseguir productos diferenciados.

Ahora las puedes encontrar para todo tipo de pieles, incluso sensibles y reactivas. Enriquecidas con activos calmantes, antioxidantes, hidratantes e incluso rejuvenecedores. Pero repito, no olvides que sigue siendo un agua micelar y que para nada, debe sustituir ningún paso de tu rutina de belleza. Puedes incluirla en tu ritual de doble limpieza como segundo paso, para asegurar que la piel queda completamente limpia o bien utilizarla como limpiador diario, cuando tu maquillaje es muy básico o solo debes retirar los residuos que han quedado en la piel durante todo el día. Y porque no, en tu ritual de mañana, ya que es un gesto práctico y rápido que simplificará tu rutina.