Saltar al contenido

LIMPIADORES FACIALES

ENTRE LA GRAN MULTITUD DE LIMPIADORES FACIALES, ENCONTRAMOS DOS CATEGORÍAS DIFERENCIADAS: BASE AGUA- BASE ACEITE.

La limpieza facial con productos específicos es básica tanto en tu ritual AM como PM. Te ayuda a eliminar maquillaje e impurezas, restos de suciedad, polución y como no, a mantener los poros a raya, para que respiren y evites su obstrucción. Este paso es fundamental en cualquier tipo de piel, desde las más secas hasta las acneicas.

Limpiarte la piel es esencial para evitar espinillas, puntos negros e incluso prevenir el acné, siempre que sea debido a una falta de higiene de la piel. También mantiene la piel joven durante más tiempo pues ayuda a que la piel esté más receptiva a los sérums y cremas de tratamiento que pondrás a continuación, y mantiene una textura y aspecto uniforme.

Generalmente, por tipo de formulación, hay dos tipos de limpiadores faciales. Los que están formulados con una base agua y los que están formulados con una base en aceite.

LIMPIADORES EN BASE ACEITE

Ideales para retirar maquillaje y proporcionar una limpieza profunda. ¿Cuáles? Pues las leches o cremas limpiadoras, los productos bifásicos para desmaquillar los ojos, los aceites desmaquillantes y los bálsamos. Te recomiendo que los utilices como primer paso en tu ritual de doble limpieza y en tu rutina PM. Limpian de una forma más profunda, eliminando las impurezas liposolubles, siendo capaces de arrastrar el maquillaje, el protector solar e incluso la grasa que obstruye los poros. Si tienes la piel delicada, sensible o seca, puedes incluirlos también en tu rutina AM para un extra de confort e hidratación.

LIMPIADORES EN BASE AGUA

Suelen contener una cantidad mayor de tensoactivos, un tipo de activo que produce espuma y su base es el agua. Deberás buscar el que se adapte mejor a tu tipo de piel y a sus necesidades. Pueden resecar un pelín más la piel, pero son ideales para limpiar rápidamente y aportar un extra de frescor. Eliminan las impurezas hidrosolubles como el sudor, las células muertas y la polución. Te recomiendo que los utilices en tu rutina AM y como segundo paso en tu doble limpieza. Son ideales en pieles mixtas, grasas y congestionadas. Puedes encontrarlos en formato gel, mousse, emulsión, agua micelar. Son fáciles de identificar, pues en la etiqueta aparecerá como primer ingrediente el agua.