Saltar al contenido

Rutina Básica

Si estás empezando a cuidarte es probable que aún no tengas por costumbre utilizar productos cosméticos a diario. Empieza a cuidarte con los pasos básicos e imprescindibles de una rutina de belleza, y encuentra tu momento de bienestar diario con estos sencillos pasos.

LIMPIAR

La limpieza es el paso más importante de la rutina de belleza, ya que elimina las impurezas que se adhieren a la superficie de la piel y los restos de grasa y células muertas que se desprenden durante el día

Es imprescindible realizar este paso con productos específicos para el cuidado facial, ya que la piel del rostro tiene características y necesidades diferenciadas, siendo desaconsejados los productos de uso corporal.

TONIFICAR

La función principal del tónico es equilibrar la piel después del lavado y acondicionarla para mejorar la penetración de los cosméticos que pondremos a continuación.

Además, gracias a su ligereza, consigue mejorar la hidratación en planos más profundos de la piel y revitalizar el tono.

HIDRATAR

En el tercer paso de la rutina buscamos preservar la hidratación y aumentar el confort.

Las cremas hidratantes ayudan a sellar la superficie de la piel de las agresiones externas como el frío, el calor, la sequedad y el viento.

También ayuda a mejorar la absorción de los principios activos de los productos que hemos aplicado, gracias a su función oclusiva.

PROTEGER

La rutina de mañana debe terminar con protección solar.

Proteger la piel a diario es el tratamiento antioxidante más efectivo para prevenir el daño solar y el envejecimiento prematuro.

Aplica una buena cantidad incluso en días nublados y no olvides reaplicar si te expones al sol directamente.